Mi viaje espiritual
desde casi morir de cáncer
a la verdadera curación.
Aunque estaba en un coma, yo estaba consciente
y con gran lucidez de todo lo que estaba pasando a mi alrededor mientras era llevada rápidamente al hospital.
Cuando llegamos, en el momento en que la oncóloga me vio,
su cara estaba horrorizada.

“El corazón de su esposa puede seguir latiendo”
le dijo ella a mi esposo Danny, “pero ella no está ahí realmente.
Es demasiado tarde para salvarla”.

¿De quién está hablando la doctora?,
me pregunté. ¡Nunca me había sentido mejor en mi vida!
Y, ¿por qué mi mamá y Danny parecían tan asustados
y preocupados? Mamá, por favor, no llores.
¿Qué está pasando? ¿Estás llorando por mí? ¡No llores!
¡Yo estoy bien, querida mamá, de verdad lo estoy!

Pensé que yo estaba diciendo esas palabras en voz alta,
pero nada se oyó. No tenía voz.
(…extracto del prólogo )

×
Bienvenida a Aguamarina
¿Cómo podemos ayudarte?
Share This